CELOS INFANTILES. CÓMO DETECTARLOS

Los celos son la sospecha o la inquietud de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra. Los celos son una emoción natural que generan malestar a nivel emocional y un cambio en el comportamiento. Y van encaminados a que la persona se adapte a una situación indeseada. Para que se produzcan los celos es necesario que antes se haya creado un vínculo afectivo de apego.

Síndrome del príncipe destronado

En los niños es muy común que aparezcan celos como consecuencia del nacimiento de un hermano o hermana. Es lo que conocemos como síndrome del príncipe destronado. Se producen entonces en el niño o niña una reacción de emociones y conductas disruptivas que son el aviso de que está sufriendo. Estos celos aparecen porque el niño o niña cree o interpreta que su nuevo hermano/a le ha robado el cariño y la atención de sus padres. Es innegable que, ante el nacimiento de un bebé, se produce un cambio en la atención y cariño del que antes disfrutaba el hijo/a mayor, quien quiere recuperar lo que ha perdido y va a luchar por ello.

celos infantiles

Fases en el proceso de celos

El niño o niña pasa por tres fases en este proceso de celos:

  1. Que se manifiesta en forma de rabietas o llamadas de atención.
  2. En esta fase lloran más, están más sensibles, inmóviles, se aíslan y se muestran menos participativos y más irritables o apáticos.
  3. Resignación. En la que los niños y niñas toman conciencia de la nueva situación. Aunque esto no significa que la hayan aceptado aún. Es usual que se muestren desganados.

¿Qué podemos hacer los adultos, principalmente sus padres? Ayudarle a superar todas estas fases con el menor impacto posible. No debemos inhibir sus celos, si no ayudarle a gestionarlos con nuestro apoyo. Cuando un niño o niña siente celos ante la llegada de un hermanito/a tenemos delante de nosotros una oportunidad preciosa para enseñarle a convivir con los demás, a compartir lo que considera suyo, tanto físico como afectivo.

En siguientes artículos veremos como podemos ayudar a nuestros hijos e hijas a gestionar los celos. Pero primero tenemos que aprender a reconocer esta emoción en ellos. Y es que, los niños y niñas, sobre todo los más pequeños/as, tienen dificultades para manifestar verbalmente lo que sienten. Es más, su desarrollo cognitivo y lingüístico les impide entender con exactitud qué les pasa. Por lo que buscan otros caminos para manifestar su malestar.

Un niño o niña celoso está estresado. ¿Por qué? Porque la situación que está viviendo supera sus habilidades y capacidades. Y no es capaz de hacerle frente. Tener celos es algo normal. Es natural que los niños y niñas reacciones y protesten, que luchen por recuperar el cariño y la atención de sus padres. Las manifestaciones de los celos son variadas, es decir, cada niño o niña padece los celos a su manera. Lo que sí es común es que se dé un cambio en su comportamiento.

celos infantilesIndicadores de celos infantiles

Estos son los indicadores de celos infantiles más habituales:

  • Conductas regresivas. Vuelven conductas de etapas evolutivas ya superadas. Son reacciones para intentar recuperar el afecto y la atención que considera perdidas.
  • Desobediencia u oposición. Son comunes los comportamientos rebeldes. Un negativismo recurrente ante las opciones que se le plantean.
  • En algunos casos, los niños y niñas se muestran apáticos, aburridos, como encerrados en su mundo, desmotivado.
  • Prefiriendo actividades en solitario, apartándose del resto de familiares.
  • Puede manifestar quejas de dolor o malestar.
  • Cuando el niño o la niña es incapaz de tolerar la frustración y no tiene los suficientes recursos para expresar de un modo adecuado lo que siente.

Si tenéis alguna sospecha o duda de si vuestro hijo o hija pudiera estar padeciendo celos, no dejéis de consultar con un profesional. No solo para que os oriente acerca de cómo actuar, sino también para confirmar que se trata de un caso de celos infantiles. Esto último es muy importante, ya que tras ese comportamiento disruptivo pueden esconderse otros problemas que podemos pasar por alto.

Os espero la próxima semana con más información acerca de los celos infantiles.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?