COVID-19 Y SU IMPACTO SOBRE LA SALUD MENTAL EN NIÑOS Y NIÑAS

La delicada situación que actualmente vivimos consecuencia del COVID-19, ha provocado que medidas como el aislamiento social y la cuarentena estén a la orden del día. Se han convertido en las pautas de mayor efectividad a la hora de preservar la salud de la población. A pesar de que se han constituido como inevitables, ambas medidas traen consigo un enorme impacto negativo en la salud mental, afectando sobre todo en la población tan vulnerable como la que representan los más pequeños.

salud mental infantilLa suspensión de la escolaridad sin alternativa alguna, unido a la prohibición de salir a la calle sin poder mantener ningún tipo de contacto con los grupos de iguales, ha provocado un notable incremento en el uso de pantallas y una reducción considerable en la realización de actividad física. Como consecuencia a este repentino aislamiento, gran parte de las rutinas de niños y jóvenes quedaron quebradas, afectando negativamente su bienestar de forma global al estar expuestos a un elevado nivel de estrés.

Manifestaciones psicológicas más frecuentes

Numerosos estudios exponen que las manifestaciones psicológicas negativas más frecuentes en la población infantil y juvenil han sido: trastornos emocionales, depresión, estrés, apatía, irritabilidad, insomnio, ira, agotamiento emocional, e incluso, trastorno de estrés postraumático, en aquellos menores que han vivido la situación de aislamiento como un hecho traumático. Asimismo, se han encontrado evidencias de un agravamiento en problemas mentales ya existentes antes de la cuarentena. Así como la aparición de otros que están persistiendo en el tiempo.

Un reciente estudio publicado por la Fundación ANAR refleja que los problemas psicológicos se han agravado con la pandemia por COVID-19. Destaca un incremento de los casos de ideación suicida entre adolescentes, así como de tentativas de suicidio, detectándose actualmente unos “niveles muy altos”. Además actualmente se hace un mayor uso de los mecanismos de autorregulación emocional, refiriéndose principalmente a las autolesiones y mecanismos de compensación propios de los trastornos de alimentación para reducir la ansiedad. Con ello también han aumentado los casos de trastorno de alimentación. Resume que se ha dado un incremento de la ansiedad, baja autoestima y depresión/tristeza. Siendo muy perjudicial para el bienestar psicológico de niños, niñas y adolescentes.

Por otro lado, dicho estudio revela que, como consecuencia del confinamiento, han aumentado los casos de violencia en los hogares. Violencia que se ha estabilizado en las etapas posteriores al confinamiento.

Las revelaciones de dichos estudios se han vivido en la práctica clínica, aumentando el número de casos con estas manifestaciones psicológicas.

Adicción a las pantallas

Por otro lado, una consecuencia directa de la crisis sanitaria que ya se venía fomentando anteriormente, ha sido la adicción a las pantallas. El aislamiento social ha provocado que, durante mucho tiempo, la única vía de socialización con iguales hayan sido las nuevas tecnologías. Como consecuencia, en el último año, se han dado muchos casos de niños, niñas y adolescentes que han visto mermadas sus habilidades sociales debido a la falta de oportunidades para practicar. 

El hecho de que las relaciones sociales vía telemática resulten más sencillas, en el sentido de que requieren de una menor exposición y de unas habilidades menos complejas que las relaciones sociales presenciales, ha provocado que muchos niños, niñas y sobre todo, adolescentes, se escuden en las pantallas para relacionarse, negándose a enfrentarse a su vida social anterior.

Este hecho también ha provocado un aumento de casos de ciberacoso o ciberbullying.

salud mental infantil

Trastornos emocionales

Los trastornos emocionales han sido otro motivo de consulta muy demandado en el último año como consecuencia de la crisis sanitaria vivida. El cambio de rutina y de vida social han provocado una sintomatología característica de los trastornos emocionales. Unida a la falta de recursos personales para hacerles frente. Es innegable que, a pesar de la nueva normalidad, la forma de relacionarse a nivel social de niños, niñas y adolescentes ha cambiado. Frente a este hecho, hemos podido comprobar como los más pequeños se han adaptado a las normas sanitarias impuestas de una forma sobresaliente. Sin embargo, las consecuencias es su estilo de vida y en su salud mental son visibles. Han visto modificada su forma de jugar, las relaciones con la familia extensa, su ocio y disfrute…

Por este motivo, ahora más que nunca es imprescindible prestar atención a la salud mental de los más pequeños. Pues las consecuencias de las restricciones de libertad, además de a corto plazo, pueden manifestarse mucho tiempo después de haber concluido. 

Desde eMe Psicología os invitamos a consultarnos todas aquellas dudas que os surjan con respecto a la salud mental de niños, niñas y adolescentes. Como una forma de prevenir futuros problemas y de detectar si hay necesidades de intervención. Podéis enviarnos vuestras consultas a través de info@emepsicologia.com, nuestras redes sociales (Facebook e Instagram) o bien contactando vía telefónica (telf. 620090193).

 

1 Comentario. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?