PAUTAS PARA SOBREVIVIR AL INICIO DEL CURSO

No solo los niños y niñas necesitan un tiempo para adaptarse al inicio del curso. También los padres y madres viven un proceso de adaptación. Nuevos horarios, nuevas rutinas, nuevas tareas, menos tiempo… A veces se nos hace un mundo y no sabemos cómo gestionarlo.

En este artículo te damos unas pautas para sobrellevar este inicio de curso de la mejor forma posible. No vamos a centrarnos en los típicos aspectos que ya todos conocemos, como ir adaptando poco a poco nuestros horarios a la nueva rutina, acostarnos más temprano, etc. Eso lo tenemos todos claro. Nosotros vamos a ir un paso más allá. Vamos a ver cómo podemos superar este proceso de adaptación con el menor estrés posible.

Dentro pautas:

Flexibilizar

Ser más flexibles en cuanto a horarios y normas principalmente. Los niños y niñas vienen de unos meses de relax en cuanto a sus rutinas, no podemos pretender que funcionen adecuadamente si en muy poco tiempo incluimos en sus vidas unos horarios rígidos. Por ello, además de ir incluyendo estas rutinas paulatinamente, debemos ser flexibles al principio en cuanto a su cumplimiento. Por ejemplo, es preferible que se acuesten media hora más tarde si con ello evitamos discusiones y conflictos. Tenemos tiempo de conseguir los objetivos marcados.

Hacer una lista de normas en base a su importancia

De igual forma, no podemos pretender que cumplan todas las nuevas normas que trae consigo el nuevo curso de repente. Necesitan tiempo para adaptarse. Si para nosotros es duro el inicio del curso, para ellos no lo es menos. Por lo tanto, vamos a ir incluyendo las normas que nos parezcan necesarias poco a poco. Para ello podemos empezar haciendo una lista de todas las normas que nos gustaría que cumplieran. Después podemos ordenarlas de forma jerárquica, de las más importantes a las menos. E ir incluyéndolas poco a poco en su rutina según se vayan cumpliendo las más importantes.

Centrarnos en lo importante

Para esta pauta te recomendamos que veas nuestro vídeo “Lo que verdaderamente importa”. Siguiendo con las pautas anteriores, a la hora de corregirles también debemos tener en cuenta si eso por lo que le vamos a llamar la atención es realmente importante. Es normal que, durante esta adaptación, los niños y niñas puedan presentar determinados comportamientos disruptivos, conductas que no nos gustan y que, por tanto, queremos modificar. Pero no podemos estar riñéndoles por todo, todo el día. Por ello, debemos decidir qué nos parece más importante, y qué otros aspectos pueden ser corregidos más adelante. Y centrarnos solo en esos, ya tendremos tiempo para cambiar el resto. Ni ellos pueden estar pendientes de todo, ni los padres y madres pueden atender a todo al mismo tiempo.

No pretender ocuparnos de todo al mismo tiempo

Siguiendo con lo anterior. No podemos ocuparnos de todo al mismo tiempo, estaríamos todo el día pendiente de los hijos e hijas, pero no es lo único que tenemos en nuestras vidas. Por lo tanto, debemos tener paciencia con ellos y también con nosotros mismos. Darnos tiempo, no exigirnos en exceso. Hay mucho curso por delante, mucho tiempo y oportunidades para conseguir los objetivos que nos hayamos marcado con nuestros hijos e hijas. Pretender que en septiembre ya esté todo hecho es como pretender que un nuevo trabajador o trabajadora en una empresa rinda desde el primer día como si llevara años haciendo ese trabajo. Los aprendizajes llevan un tiempo.

inicio del curso

Tener presente que no es un proceso fácil y no exigirnos más de lo que podemos dar

Esto va en consonancia con lo de tener paciencia con nosotros mismos. Permitirnos cometer errores y darnos la oportunidad de corregirlos. Siempre le digo a los padres y madres que al día siguiente lo seguirán siendo, por lo tanto, cada día tienen una nueva oportunidad para conseguir lo que se proponen dentro de sus funciones parentales.

El hecho de exigirnos demasiado hace que nos presionemos a nosotros mismo y eso genera mayor estrés y tensión. Algo que no es muy beneficioso para desarrollar la paciencia que necesitamos en nuestra labor como educadores.

Las cosas poco a poco

No pretender alcanzarlo todo en unos días. Como nos pasa todos los años, nos ponemos muchos objetivos al inicio de curso. Pero no podemos acceder a todo al mismo tiempo, por lo que vamos a planificar esos objetivos, estableciéndolos en diferentes tiempos para que tengamos más posibilidades de éxito.

Esperamos que estas pautas te sirvan para llevar este inicio de curso con la mayor tranquilidad posible. Puedes seguirnos en las diferentes redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Para cualquier consulta, no dudes en escribir a info@emepsicologia.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?